sábado, 21 de marzo de 2009

el gran polvazo que tardaremos olvidar






Al fin un ordenador en una casa comoda y acogedora, la de kity, que esta en Costa Rica, pero nos recibe nuestra querida Roxana, diseñadora del ciber-espacio que nos ayuda tanto en nuestras labores informaticas como a entender este lindo idioma argentino, que, a veces, a uno le cuesta descifrar. Como breve ejemplo sirva un fragmento hablado por nuestra anfitriona :


" Como estaba al pedo tirado en la catrera de mi pieza y los parlantes no me dejaban dormir fui a la heladera en busca de unas facturas para no seguir comiendo chatarra, no encontre nada y prendi un pucho con el piloto del calefon; que culo tuve, por poco me rompo una gamba porque me trague el palo del piso".


Espero lo hallas entendido sin problemas y para los que querais mas no dejes de escuchar al grupo de tango villero : LA PETITERA".




Bien. Despues de revisar con nuestro amigo Juan de Puerto Montt el recorrido que pretendiamos hacer cruzando a Bariloche por los lagos en barco, nos dimos cuenta de que la primera parte del recorrido por tierra el nos lo mostro cuando fuimos al Volcan Osorno, y , por otra parte, el precio desorbitado del transfer en barco - cada uno 350 euros gestionando por agencia , o, 90 euros getionados por nosotros- nos hizo desistir del plan previsto y optamos por hacer caso a Juanito:"lo mejor es que cogais un bus para Osorno os evitais la autopista y en el seguis hasta la frontera chilena y de alli en bici bajais hacia San Martin de los andes, de esta forma Emy descansa de su dolor de rodilla y riñones y podeis seguir viaje". Asi lo hicimos. En bici desde la frontera chilena nos lanzamos para abajo hasta el cruce de San Martin de los Andes.


Nunca en todo el viaje habiamos acumulado en segundos tanto polvo y que polvo, igual de explosivo que el carnal y axfisiante como cuando uno llega al orgasmo. La ruta en obras fue un infierno y no todo fue bajar juanito. El territorio, salpicado de lagos y lagunas y de una vegetacion frondosa teñida de polvo blanco. La noche nos atrapo en un tunel verdoso sin posibilidad de montar la carpa y disponer de agua, pero la providencia, como dice Vicente Ferrer, vino en nuestra ayuda en forma de camion de obra que, viendonos empujar dos bicis en la oscuridad, paro y nos brindo llevarnos unos 15 km hasta una zona de acampada libre al lado de un lago. Cena con la luz de una luna llena que aparecio entre los cerros andinos dejandonos estupefactos.


A la mañana siguiente una grata sorpresa nos espera: el ripio, a pocos kilometros de donde hemos acampado, da paso al dulce asfalto que trepa hacia las faldas del Cerro Chapelco (2441m) en las inmediaciones de nuestro proximo destino San Martin de los Andes. Que gozada los casi 18 km de bajada contemplando el lago Lacar al fondo y el pueblito bañado por sus aguas.


Decepcion al llegar. El pueblo es superturistico, una especie de Benidor pero con calles arboladas donde se suceden restaurantes y tiendas para los turistas. Hacemos compra en el supermercado la Anonima y despues de consultar en la oficina de turismo por precios de alojamientos -minimo 120 pesos y 25 pesos camping, salimos escopetados en busca de un lugar donde hacer acampada libre. Dificil. Al azar preguntamos en la queseria de Carlos Flores situada a pie de ruta y todo se arregla.Casualmente al lado esta el camping de Don Carlos Perez, recien salido de una operacion de cancer de prostata y con una vitalidad inusual. Tras una amistosa charla donde nos informa de su amor por España, la cual conocio hace unos años visitando a sus ancestros, no brinda los servicios de su camping cerrado hace dias y por supuesto nos invita.


Con Marta Caceres y Carlos Perez, propietarios de la Queseria situada sobre la ruta 234 en el pasaje "El Molino" , enseguida conectamos. Ellos han vivido 3 años en Barcelona, tambien en Suiza y Francia y ahora saben que definitivamente quieren vivir en su tierra junto con sus hijos. Ellos han publicado un pequeño librito del idioma de los Mapuches "Mapuche Dzungun, Ñi hunen chillca " , que nos regalan hablandonos con esa sonoridad de los pobladores primigenios de estas tierras. Gracias.


De San Martin de los Andes a Junin de los Andes y tiro porque me toca. Buena carretera asfaltada con esplendidas vistas del Volcan Lanin (3768m) que da nombre al parque nacional.


Junin es mas recogido y familiar y por suerte menos preparado para el turismo. Visitamos el Museo Mapuche donde una mujer mapuche accede a que la tomemos un video video pronunciando los numeros en su lengua nativa:1 Quiñe , 2 epu, 3 cula, 4 meli, 5 quechu, 6 cahiu, 7 regle, 8 pur ra, 9 ailla, 10 mar ri. Hermoso saber que un pequeño grupo etnico aun supervive a tanta globalizacion.


Un gallego afincado hace 40 años en Junin nos invita a charlar con el y tomar un cafecito. Sin que el pueda evitarlo las lagrimas le asoman a sus ojos a medida que nos va diciendo como era su casa en un pueblo chiquito de Vigo. Cuanta emocion puede haber en un pequeño encuentro.


De Junin a Zapala por la ruta 40 nada.
Cuatro dias de puras rectas con trafico denso de camiones que atraviesan la estepa reseca por el sol tomando mate comodamente en sus cabinas con aire acondicionado. Nosotros sufrimos con paciencia el sol plomizo sobre nuestra espalda curvadas hacia el eje delantero de nuestras bicicletas.


En Zapala decidimos cambiar la monotonia del territorio y la peligrosidad del transito por otros paisajes mas seductores y menos peligrosos y lo hacemos escapandonos en un lugoso bus hasta Mendoza. De esta forma le hemos ganado a nuestro calendario unos 15 dias que emplearemos para conocer a toda la gente del movimiento humanista y mundo sin guerras que nos esperan ansiosos en Mendoza, asi como el Parque Nacional Aconcagua.








No hay comentarios: